Defendamos la Séptima ¡Se puede!

Defendamos la Séptima ¡Se puede!

junio 9, 2018 0 Por Comunicaciones

No es un hecho cumplido

La troncal de TransMilenio por la Carrera Séptima, desde la calle 32 a la 200, no es un hecho cumplido. Ingetec, la empresa encargada de hacer los estudios -y la que fuera interventora de Hidroituango- apenas los entregó con más de seis meses de retraso -en un contrato de apenas diez meses-, pero aún no se publican. A pesar de esto, el IDU ha enviado el mensaje de que todo va perfectamente y que en agosto abrirán las licitaciones. El trámite de expropiaciones inició antes de contar con los diseños finales, con  arbitrariedades como reducir hasta un 30% el avalúo catastral de los inmuebles.

Contra el sentido común y el bolsillo de los bogotanos

Los cuatro aplazamientos que resultaron en el retraso mencionado hacen dudar de la viabilidad de este proyecto que pretende hacer una troncal que requiere mínimo 32,5 metros de ancho (sin barrera ambiental) en una avenida que tiene 18 metros de ancho en algunos puntos. Como el sentido común indica «no cabe» y por eso van a hacerlo expropiando y mutilando predios. El proyecto empezó con un estimado de 1 billón y la cifra que maneja actualmente el IDU es de 2.4 billones, similar a lo que cuesta hacer la Ruta del Sol III -un trayecto de casi 500 kilómetros que atraviesa Colombia- frente a los 20 kilómetros de la troncal por la Séptima. Se expropiarán y mutilarán 300 predios, cifra que puede aumentar a medida que se detalla el proyecto y se encuentren complicaciones, como en los 3 deprimidos que piensan hacer en las calles 72, 94 y 170, con igual o mayor complejidad que el memorable deprimido de la 94. Los sobrecostos son una crónica anunciada y una práctica acostumbrada.

No mejora la movilidad

No es cierto que se mejorará la movilidad. El tráfico mixto –carros, taxis, motos, buses escolares, camiones repartidores- quedará apretujado en dos carriles y el tiempo que ganen los usuarios de TransMilenio por el carril exclusivo, lo perderán en las estaciones, más angostas y más distantes que en la Caracas. No se corrigen los conocidos problemas del sistema, al contrario, empeorarán, confirmando así el temor de que esta vía se convierta en “otra Caracas”, con graves problemas de inseguridad, con un comercio deprimido y con inmuebles desvalorizados.

Contra el medio ambiente

No habrá “buses amigables con el medio ambiente”. Los biarticulados híbridos que anuncian no existen en el mercado y los buses eléctricos –los únicos que realmente aseguran cero contaminación- ya fueron descartados por el alcalde Enrique Peñalosa, debido a sus costos.

Serán talados 1.945 árboles, incluyendo los declarados patrimoniales por decreto distrital.

Contra el patrimonio

Serán afectados 50 Bienes de Interés Cultural Distrital y 8 de Interés Cultural Nacional, entre ellos, el Parque Nacional, que será amputado en 4.000 metros cuadrados.

Aunque lo nieguen,  técnicamente morirá la ciclovía, que lleva 44 años constituyéndose como patrimonio inmaterial. ¿O acaso usted, sus hijos o su familia, se animarían a caminar o a montar en bicicleta en un estrecho carril, separado de gigantes buses por unos débiles conos y respirando diésel?

Contra el comercio

Quedarán sin ingresos para su sustento un importante número de familias y empresarios que viven de sus actividades comerciales a lo largo de esta avenida.

Sin participación efectiva

No escucharon a la ciudadanía: el IDU hizo unas reuniones cerradas en las que no aceptaba objeciones de fondo, solo opiniones secundarias sobre el proyecto, como sugerir los nombres de las estaciones.

Los abogados

Jorge Iván Palacio y Maria Victoria Calle, expresidentes de la Corte Constitucional, y Gustavo Gómez Aranguren, expresidente del Consejo de Estado.

¿Cómo ayudar?

Como no nos escucharon, hemos decidido entablar una Acción Popular, porque la troncal TransMilenio por la Séptima viola varios derechos colectivos: al medio ambiente, a la protección del espacio público, al patrimonio público, al patrimonio cultural de la Nación, a la recreación y a las libertades básicas, entre otros.

Esta acción jurídica será elaborada por un equipo de primer nivel conformado por ex magistrados de las altas Cortes, para lo cual estamos solicitando una donación voluntaria que podrán consignar en la Cuenta de Ahorros AvVillas No. 067810247 a nombre de Jorge Iván Palacio (enviando comprobante a donaciones@defendamoslaseptima.com1) o a través de un pago electrónico desde cualquier banco o con tarjeta de crédito en este enlace: http://www.defendamoslaseptima.com/donaciones

[1]Ángela Walker Posada, veedora del Comité Defendamos la Séptima, irá consolidando la información y estará rindiendo informes del recaudo.